viernes, 28 de julio de 2017

Los libros polifónicos

Escrito por:
Lic. Santiago Caballero

Las pasadas semanas,  la Biblioteca y Archivo Central del Congreso Nacional (BACCN) fue el escenario de las “Vacaciones Inolvidables”. Se trata de un plan en el que día a día se presentaron y vivieron distintas expresiones de las artes, del folklore, de las tradiciones, de los juegos, de las tecnologías,  lo decimos en un intento de sintetizar lo desgranado en las dos semanas. El  público infantil y juvenil no se amilanó a pesar de los días más fríos del año y participó, con gran entusiasmo, de las distintas propuestas.







Pero, me preguntarás, ¿qué tiene que ver todo eso con los libros? O, ¿Pero, qué tiene que ver todas esas actividades con la Biblioteca? A nuestro juego nos llamaste. Ante todo, queremos romper con las viejas y estereotipadas imágenes y sentires sobre las bibliotecas.


Así son algunas: lugar de gente rara, escuchaste decir ¿“las ratas de biblioteca”? Es un salón o un edificio donde sólo reina el silencio, la quietud para que algunos privilegiados, estudiantes o estudiosos, se quemen las pestañas tras los viejos volúmenes, tras los papiros centenarios.

Antes que nada te diré que todo eso tiene su lado positivo. Es importante que existan las bibliotecas con espacios amplios, saludables, limpios, acogedores, aptos para la lectura, la investigación. Y, con un ambiente donde reine el silencio, la paz, motivadores del recogimiento, de la concentración. Todo esto lo propiciamos antes, ahora y siempre.
Pero, al mismo tiempo, pretendemos más. Los libros no son solo una invitación  al individuo, a la persona, separada de su entorno, de su realidad familiar y social. Por eso, en las vacaciones de invierno optamos por los niños y los jóvenes.






En medio del paréntesis de sus tareas escolares, les ofrecimos las muy variadas alternativas de los libros que van mucho más allá de la sola lectura; en ellos, se manifiestan las distintas formas de las expresiones corporales, de la danza, del dibujo, de la pintura, de la música, de las narraciones orales, de  los juegos, de  la vestimenta, de la comida, incluso. Todo eso y más están en los libros. Pero toman vida, presencia, movimiento, según la propuesta que busca la participación de todos los convocados.








Fueron jornadas inolvidables. A repetir. Nos movilizaron a todos. Los serios y sesudos compañeros y compañeras, desde los más jóvenes a los menos jóvenes, mudaron muebles, prepararon y cocinaron los mbejús, el cocido y el infaltable pororó para las sesiones de cine.
Nada de frío, campeó el calor por la renovación, el nuevo aprendizaje, la nueva biblioteca. ¡Enhorabuena!




viernes, 14 de julio de 2017

Las vacaciones de los libros

Escrito por: 
Lic. Santiago Caballero

No. No me refiero al descanso de los libros a la espera de los lectores. Tampoco al largo ocio de los mismos en las bibliotecas, públicas o privadas, en algún estante de los hogares. No,  no me voy a unir al largo y manido plageo de “aquí luego nadie lee”, “no leemos ni un libro por año…”. Nada de eso. Quiero contarte que a partir de los libros se inventó en la Biblioteca y Archivo Central del Congreso (BACCN) el programa “Vacaciones inolvidables”, este año con el subtítulo “Fiestas y autores latinoamericanos”. 








El plan cuenta con la colaboración de la Secretaría Nacional de Cultura y el Instituto Superior de Bellas Artes. Y, por supuesto, con el entusiasmo de todos los funcionarios de la Biblioteca.


En los días de las vacaciones de invierno, las semanas del 10 al 21 de julio, las salas, los corredores, las galerías se llenaron de voces de los niños, de los adolescentes, de los jóvenes. Fueron convocados para contar y representar cuentos, para dibujarlos, para debatir sobre películas, para escuchar música, para danzar….O sea, diferentes propuestas creativas encaminadas para motivar a la participación, al buen gusto, al conocimiento. Para crear un buen ambiente, todos los funcionarios, se pusieron a colaborar a lo que dé lugar, desde los recibimientos hasta los preparativos para el cocido, el mbejú, el pororó, infaltable en las proyecciones de cine.











Así comprobarás, y lo comprobaremos todos, que si bien nuestros plageos sobre la falta de lectura son fundamentados, es muy poco lo que hacemos para superar esta deficiencia nacional. Todavía se considera a las bibliotecas, aún las universitarias, como depósitos, poco menos que impenetrables, cotos sagrados, donde solo unos privilegiados o lúcidos acceden con cierta frecuencia. Aquí, en la BACC, se esparcen semillas diferentes.









De los libros surgen y surgirán las vacaciones inolvidables. No sólo con los libros, los lectores, los aficionados a los libros, no pueden concebir unas vacaciones sin uno o más libros. Por eso, aquí se ha inventado las vacaciones de los libros; esto es,  los libros no sólo son buenos compañeros en los tiempos de ocio sino también de los libros surgen infinidad de formas, maneras, modos de entretenerse, de pasar bien, de aprender creativa y saludablemente.











Ah! Tampoco habrá exámenes ni parciales ni finales. Por los rostros de los niños, de los adolescentes, de los jóvenes, comprobaremos su satisfacción. Notaremos que aquí se van erradicando las barreras que impiden la lectura, el goce de recorrer las páginas de los saberes, de las imaginaciones, de las creaciones. Es un comienzo. Pero, sin duda, se proyectará desde la bahía de Asunción.
  














viernes, 2 de junio de 2017

De sapitos y policías



Escrito por
Lic. Santiago Caballero

Es una experiencia muy satisfactoria disfrutar con los niños las sesiones de lectura en la Sala Infanto Juvenil de la Biblioteca y Archivo Central del Congreso de la Nación. 
El jueves pasado, ayer, me solacé con la teatralización libre del cuento de Augusto Roa Bastos que esta vez se llamó Polisapito, el sapito que soñara llegar a ser policía. El primer, y más importante, barómetro del éxito fue la constante, entusiasta e interesada participación de los niños; éstos no paraban de asentir, preguntar, responder, aplaudir, reír…¡Un contento para ellos y para nosotros, los grandes, que los seguíamos! Cuando hay decisión de romper los esquemas tradicionales, con muy poco esfuerzo, se logran mejores y más promisorias metas.

La imagen puede contener: 8 personas, personas sentadas e interior


Así, los compañeros Ruth, Mary, Rosa, Angela, Marcelo y Lourdes, se convirtieron en animadores de las compresiones del libreto, de las expresiones de los personajes y, sobre de la captación de los valores tan importantes en las relaciones como el respeto a los derechos de los otros, la búsqueda de la concreción de los sueños, ahora ya y en futuro.
Estas sesiones se repiten y repetirán con cada grupo de niños que nos visiten. Para algunos de ellos es parte de sus clases habituales; para otros, sin embargo, la novedad de las novedades, pero que también la asumen con la espontaneidad de los niños. Y he aquí la riqueza de las sesiones: la demostración que sí es posible convertir al aula en lugares de encuentro, de relaciones, de creaciones, de imaginaciones, de movimientos, de alegría. Volver a la vida. A la alegría de vivir. A aprender haciendo. A aprender a aprender. A aprender en solidaridad, sin competencias estériles.

La imagen puede contener: 2 personas, personas sentadas y calzado

Todo esto abrirá, sin duda,  las grandes posibilidades de vivir en una sociedad inclusiva, donde, para empezar, ser niños no es ser personas en proyecto sino personas, ya aquí y ahora. Que pueden entender y asumir los verdaderos valores de la convivencia en el juego, en la alegría. Así, por ejemplo, que Polisapito ya tiene el derecho a soñar el llegar a ser policía en el futuro. Pero, además, de ser un policía que ejerce su rol en la sociedad no a la fuerza ni a los bastonazos; sino, al contrario el que garantiza el bien y la seguridad de todos, con amabilidad, con respeto.

La imagen puede contener: 1 persona, calzado e interior


Gracias, Ruth, Mary, Rosa, Angela, Marcelo, Lourdes.  

Salón Auditorio

Un espacio más en la sede de la Biblioteca y Archivo Central del Congreso Nacional, con capacidad para 113 personas, equipado con un escenario, y sala técnica, lumínica en todo el salón, equipo de sonido, micrófonos, computadora, proyector, conexión a internet y  mesa para conferencistas.

Servicio destinado a la ciudadanía; están autorizados hacer uso de estos espacios de estudio y difusión, todos los miembros de la comunidad parlamentaria; legisladores, investigadores, personal administrativo, Comisiones Asesoras, etc. De igual manera, lo pueden usufructuar con el permiso correspondiente los usuarios externos.


Las solicitudes de usufructo del auditorio se gestionan a través de una nota dirigida al Director/a General de la BACCN, especificando el motivo, o actividad a realizarse, fecha y horario; también se debe mencionar la cantidad estimativa de personas asistentes, los recursos técnicos y de personal necesario.  

Es necesario explicar si el evento es gratuito y  a todo público, ya que en caso que la actividad sea rentada, debe ser gestionada a través de la Presidencia del  Congreso Nacional. Se puede presentar el pedido del uso de Auditorio, con un mínimo de 5 (cinco) días hábiles de anticipación, vía nota de solicitud y adjunto  un formulario que provee la institución para préstamo y uso de salas, el cual se presenta en original y el usuario lleva consigo una copia.





Las condiciones a tener en cuenta son las siguientes:

1  -  Cumplir con los horarios asignados y establecidos para le inicio y finalización de la actividad a efectuarse.
2  -  En caso de cualquier cambio de horario, éste debe ser informado y solicitado por nota con antelación.
       -  Se permitirá realizar un coffe break en caso que sea autorizado previamente por la dirección de la BACNN, lo mismo debe ser solicitado por nota.
   -Con el propósito de mantener y preservar el óptimo estado del salón auditorio, quedará prohibido;
·         Fumar y consumir alimentos o ingerir bebidas  dentro de las salas y salón auditorio, salvo previa autorización por parte de la BACCN.
·         Arrojar Basura.
·         Alterar la estructura física y visual de las instalaciones.
·         Dejar objetos personales en el salón durante los recesos o finalizada la actividad.


En caso de no cumplirse estos requisitos, la BACCN no se responsabiliza ante la pérdida de objetos.

martes, 11 de abril de 2017

La hemeroteca de la BACCN

Escrito por: 
Lic. Rebeca Garcete


¿Ya conoces la hemeroteca de la Biblioteca del Congreso?


Si tu respuesta es no, entonces es el momento indicado. Comencemos por saber qué es una hemeroteca.  Básicamente, es una  biblioteca especializada en diarios y también publicaciones periódicas como revistas, gacetas, etc.


Los contenidos pueden ser tan variados como sea posible, bien específicos de acuerdo a un tema, o sección para lo cual fue creada. Podemos mencionar que muchos medios de comunicación, tienen sus propias hemerotecas, las cuales funcionan como archivos donde almacenan cada una de sus publicaciones.

Hoy día gracias a internet, las hemerotecas están a un mayor alcance del público, ya que se digitalizan los contenidos  de las diferentes colecciones, las que son posteriormente subidas a sitios web, de igual manera que algunas bases de datos.



En la Biblioteca y Archivo Central del Congreso de la Nación, también armamos un espacio de colecciones periódicas, el contenido que puede el usuario encontrar es variado; abarca una colección jurídica comprendida con las ediciones de la revista “La ley”, y también varios números de “La gaceta Judicial”.
Contamos con un archivo de los principales diarios de circulación nacional, y a través de un índice temático, ofrecemos información analítica de los diarios ABC color, Última Hora y La Nación.


Nuestra sala de hemeroteca, se encuentra ambientada especialmente para que los usuarios puedan realizar sus investigaciones y consultas de manera cómoda y tranquila; o para todo aquel usuario que sólo quiera  sentarse a leer el periódico del día.


El acceso es libre a todo público, de lunes a viernes en horario de 07:00 a 17:00 hs. 

viernes, 7 de abril de 2017

La esperanza también se construye


Escrito por: Lic. Santiago Caballero



El amor se construye, pero el odio también”; nos advirtió el gran líder de la inclusión social Nelson Mandela. Lo debemos asumir todos los que  deseamos los cambios en nuestro querido país. Para ello, ciertamente, los niños y los jóvenes son la gran esperanza. Sin embargo, cuidado con que nosotros, los adultos,  pregonemos este principio y nos  quedemos con los brazos cruzados. Con ello no hacemos sino cerrar los ojos a la realidad y esperar el tal futuro. Y, peor aún, pretendemos así justificar nuestra comodidad, nuestra inercia, nuestra hipocresía.





Ni el sector de los niños ni el de los jóvenes son sectores compactos, iguales, unívocos. Existen niños desprovistos desde el vientre de sus madres de las condiciones mínimas de la salud, de la nutrición, de la vivienda digna. Muchos de los jóvenes son de este mismo sector. A las deficiencias anotadas, se suman, lastimosamente, las carencias de la educación formal fundamentalmente basada en la repetición de contenidos; con una orfandad casi total de aprendizajes para la vida, para el desarrollo personal y social; que no ofrece las herramientas necesarias para valerse por sí mismo, para cooperar en los quehaceres de la casa, que fomente la autoestima, el aprendizaje continuo, entre otras deficiencias.



Pero este oscuro panorama no queda sólo ahí. ¿Qué esperanza pueden ofrecer los niños criados por padres violentos, con relaciones de pareja violentas? Me pregunto con mucha tristeza, también, sobre una plaga de nuestra cultura: la creencia y la práctica de que los castigos físicos educan a los niños y adolescentes. Nadie se detuvo a debatir en serio que los niños castigados con castigos físicos son indolentes, con baja autoestima, propensos a conductas gregarias, a no importarse por nada ni por nadie, a no comprometerse a superar el individualismo, el chentesé, el a mí qué me importa.



Hoy, viernes 7 de abril participé de una de las sesiones de estimulación a la lectura de bebés, uno de los programas de la Biblioteca y Archivo Central del Congreso de la Nación (BACCN). Me reafirmé en la esperanza de un futuro diferente para nuestro país. Esta es una muestra de que también la esperanza se construye. Que vos y yo no nos podemos quedar con los brazos cruzados esperando el futuro. El tiempo no nos traerá, tenélo por seguro, un cambio en el mañana si vos y yo no construimos hoy las bases, los pilares, el techo de la nueva patria que soñamos. La lectura es parte fundamental del proceso. Y aquí empezamos temprano. Con los niños de 0 a 6 años.