martes, 11 de abril de 2017

La hemeroteca de la BACCN

Escrito por: 
Lic. Rebeca Garcete


¿Ya conoces la hemeroteca de la Biblioteca del Congreso?


Si tu respuesta es no, entonces es el momento indicado. Comencemos por saber qué es una hemeroteca.  Básicamente, es una  biblioteca especializada en diarios y también publicaciones periódicas como revistas, gacetas, etc.


Los contenidos pueden ser tan variados como sea posible, bien específicos de acuerdo a un tema, o sección para lo cual fue creada. Podemos mencionar que muchos medios de comunicación, tienen sus propias hemerotecas, las cuales funcionan como archivos donde almacenan cada una de sus publicaciones.

Hoy día gracias a internet, las hemerotecas están a un mayor alcance del público, ya que se digitalizan los contenidos  de las diferentes colecciones, las que son posteriormente subidas a sitios web, de igual manera que algunas bases de datos.



En la Biblioteca y Archivo Central del Congreso de la Nación, también armamos un espacio de colecciones periódicas, el contenido que puede el usuario encontrar es variado; abarca una colección jurídica comprendida con las ediciones de la revista “La ley”, y también varios números de “La gaceta Judicial”.
Contamos con un archivo de los principales diarios de circulación nacional, y a través de un índice temático, ofrecemos información analítica de los diarios ABC color, Última Hora y La Nación.


Nuestra sala de hemeroteca, se encuentra ambientada especialmente para que los usuarios puedan realizar sus investigaciones y consultas de manera cómoda y tranquila; o para todo aquel usuario que sólo quiera  sentarse a leer el periódico del día.


El acceso es libre a todo público, de lunes a viernes en horario de 07:00 a 17:00 hs. 

viernes, 7 de abril de 2017

La esperanza también se construye


Escrito por: Lic. Santiago Caballero



El amor se construye, pero el odio también”; nos advirtió el gran líder de la inclusión social Nelson Mandela. Lo debemos asumir todos los que  deseamos los cambios en nuestro querido país. Para ello, ciertamente, los niños y los jóvenes son la gran esperanza. Sin embargo, cuidado con que nosotros, los adultos,  pregonemos este principio y nos  quedemos con los brazos cruzados. Con ello no hacemos sino cerrar los ojos a la realidad y esperar el tal futuro. Y, peor aún, pretendemos así justificar nuestra comodidad, nuestra inercia, nuestra hipocresía.





Ni el sector de los niños ni el de los jóvenes son sectores compactos, iguales, unívocos. Existen niños desprovistos desde el vientre de sus madres de las condiciones mínimas de la salud, de la nutrición, de la vivienda digna. Muchos de los jóvenes son de este mismo sector. A las deficiencias anotadas, se suman, lastimosamente, las carencias de la educación formal fundamentalmente basada en la repetición de contenidos; con una orfandad casi total de aprendizajes para la vida, para el desarrollo personal y social; que no ofrece las herramientas necesarias para valerse por sí mismo, para cooperar en los quehaceres de la casa, que fomente la autoestima, el aprendizaje continuo, entre otras deficiencias.



Pero este oscuro panorama no queda sólo ahí. ¿Qué esperanza pueden ofrecer los niños criados por padres violentos, con relaciones de pareja violentas? Me pregunto con mucha tristeza, también, sobre una plaga de nuestra cultura: la creencia y la práctica de que los castigos físicos educan a los niños y adolescentes. Nadie se detuvo a debatir en serio que los niños castigados con castigos físicos son indolentes, con baja autoestima, propensos a conductas gregarias, a no importarse por nada ni por nadie, a no comprometerse a superar el individualismo, el chentesé, el a mí qué me importa.



Hoy, viernes 7 de abril participé de una de las sesiones de estimulación a la lectura de bebés, uno de los programas de la Biblioteca y Archivo Central del Congreso de la Nación (BACCN). Me reafirmé en la esperanza de un futuro diferente para nuestro país. Esta es una muestra de que también la esperanza se construye. Que vos y yo no nos podemos quedar con los brazos cruzados esperando el futuro. El tiempo no nos traerá, tenélo por seguro, un cambio en el mañana si vos y yo no construimos hoy las bases, los pilares, el techo de la nueva patria que soñamos. La lectura es parte fundamental del proceso. Y aquí empezamos temprano. Con los niños de 0 a 6 años. 




miércoles, 5 de abril de 2017

Los chicos disfrutan, los adultos gozamos

Escrito por: Lic. Santiago Caballero

Una experiencia maravillosa!!


Participamos como anfitriones del ciclo "Te cuento una música", concierto para niños; fue un programa de la Orquesta Sinfónica del Congreso Nacional bajo la batuta del maestro Diego Sánchez Haase y el Centro Cultural de la República El Cabildo. La obra elegida fue "Pedro y el lobo" del compositor ruso Sergei Prokófiev y la narración estuvo a cargo del celebrado actor Jesús Pérez. 

"Ver a los chicos pasarla bien a través del arte es impagable", dijeron con acierto. Pero, además, la experiencia rescata una ya vieja propuesta educativa pero no siempre llevada a la práctica con maestría, el arte: enseñar y aprender es y debe ser un juego; sí, un juego donde los ritmos musicales, la danza, la poesía, las imágenes y la tecnología, se conjuguen en el propósito no solo de adquirir conocimientos sino de incentivar la participación, la imaginación, el aprecio a todo lo bello y a lo bueno del universo y la sociedad. 

Estamos ante un serio imperativo de ofrecer estas experiencias a las nuevas generaciones. Es un desafío ineludible  para no dejarlos desprovistos de las herramientas necesarias para ser mejores personas, capaces de transformar la sociedad, como imperativos que nacen desde dentro, de la misma condición de personas.  




Resulta ampliamente significativo que el ciclo empezara en la Biblioteca y Archivo Central del Congreso de la Nación (BACCN). Por una parte, prosigue su ya rica experiencia de la atención a los chicos en la lectura, la dramatización, las ilustraciones de los textos; y, por otra, al asociarla con la música. 

Se abre otro canal de motivadoras posibilidades en los espacios del nuevo y original edificio que recorren los sones musicales con risas, las exclamaciones de los grupos de niños con visible satisfacción y contento.


Gracias a la Orquesta Sinfónica del Congreso de la Nación se afianza de forma muy original el puente entre un sector de la sociedad y la Biblioteca. 

Este sector son los niños por cuyos derechos, por su  vigencia y pleno respeto, Paraguay es país signatario de una Convención Internacional, así como está también establecido en la Constitución Nacional. 

Para que los niños y jóvenes sean realmente la esperanza del por-venir, necesitamos que las instituciones actuales y nosotros, los adultos, dejemos los estilos de educación anticuados, ultra-pasados; y que inauguremos los que los ayuden a crecer ahora ya, a ser mejores y más responsables personas; en otras palabras, a ser más humanos, más dialogales, más fraternales.

Bienvenida en esta labor a la Orquesta. Bienvenidos los niños. Bienvenida toda la sociedad. Este puente quiere afianzar su vocación y unir a todos en la común tarea de mejorar la convivencia basada en las leyes. 

miércoles, 29 de marzo de 2017

Acceso a internet público

Uno de los servicios que la Biblioteca y Archivo Central del Congreso de la Nación ofrece, es el de acceso a internet  para el público. Se trata de la disposición de 16 equipos de computadoras para navegación libre por la web, uso de aplicaciones ofimáticas como procesadores de textos, planillas electrónicas, etc.; así también para uso de correo electrónico mediante cuentas gratuitas propias de cada usuario y grabación de la información consultada por éstos a través de soportes propios  como memorias USB, discos grabables, entre otros.


Se hace preciso mencionar que en las instalaciones de la BACCN el acceso a internet es gratuito para todos sin forma de censura ideológica, política ni religiosa. Los usuarios son los responsables de la utilización que realicen en cuanto al servicio dentro de la institución; no obstante, se prohíbe el uso de los ordenadores con fines fraudulentos que supongan la violación de cualquiera de las leyes vigentes, tanto nacionales como extranjeras.




Éstas son algunas de las condiciones para el acceso a internet
  • El uso de ordenadores será siempre individual; sólo en caso de búsquedas o trabajos colectivos se permitirán dos personas por ordenador.
  • Para uso prolongado y de estudio, se puede realizar como máximo una reserva por persona y por día, de manera presencial. La reserva no se mantendrá por más de 10 minutos de la hora establecida en la Biblioteca.
  • Los que deseen realizar una consulta breve y puntual, tienen a su disposición 6 ordenadores de uso rápido, los cuales se pueden usufructuar durante 1 hora sin necesidad de reserva.
  • Queda prohibida la navegación a páginas pornográficas y violentas.
  • El acceso puede no estar disponible debido a problemas técnicos o falta de servicio del proveedor, es decir; la biblioteca no garantiza el control del acceso a sitios web concretos.
  • La responsabilidad sobre el respeto a los derechos de propiedad intelectual es del usuario, por tanto queda prohibida la reproducción o distribución no autorizada de aquellos materiales protegidos por el derecho de propiedad intelectual, salvo en términos expresados en la ley.
  • En cuanto a los derechos y deberes de la biblioteca, la institución intentará facilitar la privacidad al usuario, ya que se dispone de sistemas que garantizan la confidencialidad de los mismos, borrando la información que estos dejen grabados en los ordenadores durante cada sesión.
  • La BACCN, declina cualquier responsabilidad debida a posibles daños, pérdidas  o corrupción de datos, como así también desconexiones, velocidad de transmisión o caídas de red; igualmente de perjuicios al usuario por parte de uso incorrecto de este servicio.

Cabe señalar también que los usuarios no pueden realizar modificaciones en la configuración de los equipos, archivos o programas propios del sistema; como así también no podrán instalar programas propios en los puestos de internet. 

lunes, 20 de marzo de 2017

La Biblioteca y Archivo Central del Congreso, para todos



Escrito por: Lic. Santiago Caballero






¿Es el edificio con los jardines en el techo?”, me preguntó una alumna cuando le explicaba a la clase  mi lugar de trabajo. Es una hermosa percepción de un edificio con una singular, atractiva y simpática estructura. Desde la entrada por el centro de la ciudad,  efectivamente el techo se extiende verde, lleno de vida; desde la entrada central, la vista se pierde en el río y en la zigzagueante, movimentada, costanera. Es pues, un regalo para la vista, como es un obsequio para la ciudadanía, para el fortalecimiento de la democracia: la Biblioteca y Archivo Central del Congreso de la Nación (BACCN).

Con mucho entusiasmo, con sobrada paz, me compenetro con este monumental desafío para todos cuantos hemos sido convocados para  dinamizar su misión. Me ilustran que la Biblioteca y Archivo Central debe mantener y poner a disposición la memoria legislativa del  proceso histórico y político del país, por los medios tradicionales y los más avanzados de la tecnología. Esta disposición ayudará a optimizar la labor de los Señores Senadores y de los Señores Diputados, así como el trabajo de los funcionarios de ambas Cámaras, de los técnicos, de los asesores. Todo el acervo aquí disponible son un conjunto de herramientas para el mejor diagnóstico de las necesidades de la gente, para la actualización de las leyes vigentes, así como para la producción de las nuevas. Este servicio, a su vez, se expande, se proyecta, en su disposición, a todos los otros poderes del Estado, así como a las instituciones públicas y  privadas interesadas en la legislación y en  los temas complementarios.




Siempre sostuve que las bibliotecas y los archivos no son los depósitos de los libros y de los documentos. Siempre cuestioné que las bibliotecas, incluyendo las de las universidades, tuvieron horarios restringidos, solo de día y nunca los fines de semana o feriados.
Es cierto, la BACCN también guarda y custodia los diversos volúmenes, es parte de sus objetivos, y por ahora, tiene horarios restringidos. Pero su razón de ser es constituirse en puente del Congreso con la sociedad, con la gente, estar en permanente diálogo con la sociedad, con los sectores organizados o no, con los niños, los jóvenes y los adultos; porque sólo de esta forma ayudará a crear en la gente la conciencia de la importancia de las leyes como raíces, como cimientos del sistema republicano y de la convivencia democrática.
Es altamente satisfactorio ver aquí a niños y jóvenes, de forma individual o grupal, curioseando sobre las leyes, los documentos, los antiguos y los nuevos; así como, observarlos leer, debatir, representar, dibujar o interactuar con las nuevas tecnologías en los  temas de las leyes, de las producciones de autores nacionales y del mundo entero.

A la disposición de todos se encuentran los archivos y libros, en formatos tradicionales y poco a poco, en los más avanzados de las tecnologías como corresponde a un servicio moderno, ágil, en permanente cambio para mejorar y llegar al alcance de todos.
Lentamente, pero con “la puntual constancia de las constelaciones”, como dice el poema de Hérib Campos Cervera, aquí se esparcen las semillas y se abonan las cimientes porque se espera un futuro diferente.


Conocer, analizar y amar la memoria histórica de la nación, posibilitará un futuro más promisorio para todos. Así, el Congreso de la Nación implementa este espacio con la certeza de las utopías: aún no son una realidad, pero están en camino; desde la vera de la bahía de la Asunción y de la avenida costanera, propicia un permanente diálogo con la gente, para trazar todos juntos las normas más apropiadas de una sociedad justa y fraterna, donde se dé la plena vigencia de todos los derechos humanos de todos los habitantes de nuestro querido país. 

miércoles, 4 de enero de 2017

Vacaciones entretenidas en la BACCN

Dando continuidad al calendario de actividades establecidas para niños y jóvenes, la Biblioteca y Archivo Central del Congreso Nacional propone una nueva agenda para las vacaciones durante todo el mes de enero.



En el marco del año del centenario  de Augusto roa Bastos, afamado y laureado escritor Paraguayo, las actividades a realizarse durante el mes de enero en la Biblioteca y Archivo Central  del Congreso en su área infanto juvenil, tienen como eje central  las obras y vida del  autor.
Con el propósito de incentivar a los niños y jóvenes al hábito de la lectura, la BACCN preparó una serie de actividades tanto dinámicas como académicas para que los pequeños usuarios conozcan más sobre la literatura nacional y aprendan de una manera activa y divertida.


Las propuestas que se presentan durante todo el mes abarcan actividades como cuenta cuentos, show de títeres, taller de origamis, modelado en plastilina, taller de dibujo, juegos tradicionales paraguayos; y cabe resaltar que se premiarán los trabajos más originales.

miércoles, 30 de noviembre de 2016

BACCN propone calendario de actividades para niños

Desde su área infanto-juvenil, la Biblioteca y Archivo del Congreso propone un calendario con variadas actividades para niños y adolescentes, las cuales se desarrollarán  dos días por semana durante todo el mes de diciembre próximo y también con miras al año entrante.
El propósito de estas actividades es la recreación para niños y que éstos aprendan a través de la diversión la importancia del hábito de la lectura. Las diferentes propuestas están pensadas para  grupos que van de 0 a 5 años, 6 a 12 años,  y 13 a 17 años; las mismas son organizadas y serán llevadas a cabo por el personal de biblioteca dependiente del área infanto juvenil.



La primera actividad está prevista para el lunes 5 de Diciembre, de 09:00 a 10:00 hs. con un taller de origamis. También se prevé para los demás días funciones de títere, cuenta cuentos, taller de artes plásticas y una obra de  teatro. El acceso es libre y gratuito para todos los chicos, quienes pueden llegar con los padres, tíos y/o abuelos hasta la nueva sede de la BACCN, ubicada en las calles Río Aquidabán y Río Ypané, a metros de la avenida costanera.